Alquiler anual en la Costa Brava

Alquiler anual en la Costa Brava

Hace unos años, se pensaba que el alquiler anual era la solución para los que no tenían la oportunidad de obtener un préstamo para comprar su casa. Diez años de crisis inmobiliaria y financiera después, las cosas han cambiado.

En primer lugar, obtener crédito ya no es tan fácil y si desea comprar, tendrá que aportar aproximadamente el treinta por ciento del precio de compra. Incluso si su situación laboral es estable, el banco generalmente no le prestará más del ochenta por ciento de la compra. A esto debe agregar los honorarios e impuestos notariales que son su responsabilidad, entre el once y el doce por ciento. No todos tienen varios miles de euros disponibles para financiar una compra.
Otro elemento a tener en cuenta es el cambio en el estilo de vida de las nuevas generaciones para los cuales la movilidad se ha convertido en una opción muy contemplada. Hoy en día es raro ver a alguien nacer, vivir y morir en un solo lugar. Sin embargo, pagar el diez por ciento de impuestos cuando compra una vivienda implica un proyecto a largo plazo y la certeza de tener tiempo para cancelar esa inversión.

Por lo tanto, es natural que la demanda de viviendas en alquiler anual haya aumentado considerablemente en los últimos años. Es una forma flexible y fácil de alojarse. Un cambio en la familia, la llegada de un niño, por ejemplo, cancelamos el contrato de arrendamiento y alquilamos otro inmueble más grande. Una promoción profesional que implica trasladarse a otra parte del país, un mes de aviso y listos para la mudanza. Además, el alquiler permite una buena planificación financiera. Los principales costes de mantenimiento son asumidos por el propietario y la renta no puede cambiar más allá del IPC hasta el final del contrato.
Sin embargo, muchas personas piensan que los pagos de alquiler son dinero perdido mientras que pagar una hipoteca es una inversión. Este punto de vista debe ser matizado: en cada pago hipotecario mensual ciertamente hay una amortización de la deuda, pero también hay un interés que representa la renta del dinero y que tampoco se recuperará.

De hecho, el principal problema al que nos enfrentamos hoy, al menos en la Costa Brava, es la cruel falta de oferta de vivienda en alquiler anual. Las causas son muchas, pero se pueden identificar dos principales:

1. La Costa Brava es una región cuya economía depende en gran medida del sector turístico. Los meses de verano ven la llegada de cientos de miles de turistas que vienen a disfrutar del sol y la playa. Estos visitantes están dispuestos a pagar grandes alquileres y los afortunados propietarios de bienes inmuebles disponibles pueden obtener en dos meses y sin riesgo de impago, los ingresos que generarían al alquilar el año.

2. La legislación no está diseñada para fomentar la inversión en este sector. El inquilino está sobreprotegido y el propietario tiene pocos recursos. La expulsión de un mal pagador es larga, difícil, implica la contratación de un abogado y por lo tanto de gastos.

Puede ser conveniente mirar a otras regiones que han estado desarrollando este sector durante mucho tiempo, y echar un vistazo a lo que funciona. Por ejemplo, Alemania o Suiza tienen más del cincuenta por ciento de los hogares alquilados, en comparación con menos del veinte por ciento en España.En estos países, los inversores compran o construyen edificios enteros para obtener rentabilidad en el alquiler. Los derechos y obligaciones de cada parte son equilibrados y el sistema funciona. Las rentas asequibles implican un suministro suficiente de viviendas, pero esto solo se logrará si el gobierno toma las medidas necesarias para atraer capital privado. Esto significa una mejor protección de los derechos del propietario, un procedimiento de desalojo rápido y barato si el inquilino no paga, y un nivel de alquileres suficiente para que la construcción de viviendas sea un negocio rentable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación así como para tareas de análisis. Al continuar navegando, entendemos que acepta el uso de cookies

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo que se almacena en el ordenador del usuario y nos permite reconocerlo. El conjunto de cookies nos ayuda a mejorar la calidad de nuestra web, permitiéndonos controlar qué páginas encuentran nuestros usuarios útiles y cuáles no.

Las cookies son esenciales para el funcionamiento de Internet, aportando innumerables ventajas en la prestación de servicios interactivos, facilitándonos la navegación y usabilidad de nuestra web. Tenga en cuenta que las cookies no pueden dañar su equipo y que, a cambio, si son activadas nos ayudan a identificar y resolver los errores.

¿Que tipo de cookies utiliza esta página web?

Cookies propias: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio gestionado por el editor y desde el que se presta el servicio solicitado por el usuario.

Cookies de terceros: son aquellas que se envían al equipo del usuario desde un equipo o dominio no gestionado por el editor sino por otra entidad que analiza los datos obtenidos.

Cookies persistentes: son un tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidas y tratadas por el responsable de la cookie.

Cookies de analítica web: a través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad en la que está asignada la dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de esta web.

Aceptación del uso de cookies.

Asumimos que usted acepta el uso de cookies. Sin embargo, usted puede restringir, bloquear o borrar las cookies de esta web o cualquier otra página a partir de la configuración de su navegador.

A continuación le mostramos las páginas de ayuda de los navegadores principales: