Cómo pintar tu casa y acertar

Cómo pintar tu casa y acertar Cómo pintar tu casa y acertar Cómo pintar tu casa y acertar

Como reza el dicho "para gustos, colores" y es que hay una gama cromática tan extensa y somos tan diferentes, que el hecho de que prefiramos un color u otro es muy personal. Sin embargo, a la hora de pintar tu casa sí que tienes que tener algunos factores en cuenta para que el espacio quede armónico. Es decir, que haya fluidez entre el color de las paredes y los muebles o la decoración, y no cometer errores que hagan que tengas que volver a pintar una habitación o la vivienda entera porque te has cansado de aquel color tan intenso o especial que te gustó en ese momento.

Para empezar, hay que comprar productos de calidad, que sean apropiados tanto para la superficie a pintar como para el espacio: no es lo mismo una habitación donde puede acumularse la humedad, que una donde jueguen los niños. Y en segundo lugar hay que preparar todas las paredes antes de pintar, quitando imperfecciones y dejándolas lo más finas y lisas posible para que el acabado de la pintura quede perfecto.
Actualmente, los fabricantes ofrecen muchas gamas de colores y con unos acabados muy diferentes para que podamos optar por el que mejor nos convenga. Estas son algunas pautas para elegir la pintura:

  • Tipo de habitación: se puede pintar toda la casa con el mismo tipo de pintura, pero el resultado no será igual en todas las habitaciones, ya que como comentábamos, la pintura de zonas húmedas como el baño o la cocina, deben ser diferentes de las de un dormitorio. Lo mejor es elegir la pintura en función de las condiciones ambientales de cada espacio.
  • Acabados: las pinturas pueden ser mates o satinadas, estas últimas normalmente tienen un poco de brillo y resisten mejor al paso del tiempo, aunque la mate cubre más, con lo que se necesitan menos capas para cubrir la superficie y puede ser la más adecuada para una pared que tenga más imperfecciones.
  • Información: además de que cualquier experto te pueda informar sobre las condiciones de cada pintura y te asesore, cada envase lleva su etiqueta en la que se encuentran las características tales como: la capacidad de cubrición, el tiempo de secado o el rendimiento por metro cuadrado. De tal modo, puedes calcular la cantidad que vas a necesitar.

Una vez que has elegido el tipo de pintura, debes saber que hay una serie de errores a evitar para que el color que elegimos perdure en el tiempo y ayude a que tu vivienda gane en luminosidad y calidez. Por ejemplo:

  • Ver antes el color a elegir: siempre tienes la opción de ver el color en una muestra o utilizar las aplicaciones que ya existen, una oportunidad para ver virtualmente cómo quedaría el color en cada estancia. Aun así, hay que tener cuidado con esto porque no se ajusta del todo a la realidad y puede resultar que, posteriormente, el color elegido no quede del todo bien en la pared, ya que cada habitación refleja el color de manera diferente según la luz que tenga y según las horas del día. Para no equivocarte, puedes pintar una zona y observarla durante diferentes momentos de la jornada para ver si finalmente el color se ajusta a tu gusto.
  • Colores oscuros en espacios con luz: aunque puedes pensar que un color oscuro queda bien en una estancia grande y luminosa, el efecto es precisamente el contrario, ya que ese tipo de habitaciones requieren colores claros precisamente para poder reflejar esa luz que ya tienen.
  • Color blanco para espacios sin luz: si la habitación no tiene luz directa, quedará muy fría pintada de blanco, en este caso habría que optar por un color crema o crudo, que es igualmente luminoso pero que en este caso le aportará más calidez.
  • Decoración: hay que tener en cuenta que si tienes muebles muy coloridos no puedes pintar las paredes con colores muy intensos, por el contrario si tienes muebles neutros o claros, puedes dar un toque de color con la pintura de las paredes para dotar a esa habitación de más personalidad.
  • Combinar colores: si no tienes claro cómo combinar los colores, no cometas el error de poner un color diferente en cada habitación, ya que crearemos un efecto de abuso de color que no dará armonía al conjunto de la casa. Y si lo que te gusta es combinar colores en la misma habitación no uses más de tres, donde un color sea el dominante, otro secundario y otro final que se usará para dar las notas de color.
  • Blanco: hay que olvidar esa creencia de que pintar de blanco no es pintar, es cierto que en su lugar se pueden elegir otro tipo de colores como el marfil o el crema, que también son colores claros, pero el color blanco te permite tener un fondo neutro y poder jugar con la decoración y con los muebles para darle personalidad a tu espacio.

Por otro lado, hay algunos trucos que te permitirán acertar cuando pintes, como por ejemplo:

  • Si quieres integrar una librería de obra o un armario, puedes pintarlo del mismo color que las paredes y se fundirá en el espacio de la estancia.
  • Las paredes de fondo pintadas más oscuras que las laterales ensancharán visualmente el espacio.
  • Si lo que quieres es que el espacio se agrande con respecto al techo, píntalo más claro que las paredes.

La cromoterapia sostiene que los colores ayudan para que nos sintamos de una u otra manera cuando nos encontramos en una estancia con un color determinado. De ese modo, cuando pintas tu casa, debes tener en mente qué es lo que quieres transmitir y cómo quieres sentirte en cada estancia ¿quieres estar relajado en el salón o en tu dormitorio?, ¿quieres que el baño transmita serenidad o por el contrario quieres que sea un espacio estimulante? Los colores vivos e intensos son para sentirte con energía y los colores neutros y suaves te dan paz y serenidad.

Lo más importante a tener en cuenta cuando decidas pintar es no regirte por las modas, ya que probablemente no pintes tu casa todos los años y pensar en conjunto, ver el espacio disponible, la luz que hay en cada habitación y combinarlo con los muebles y la decoración que tengamos, y como siempre, déjate asesorar por los expertos a la hora de elegir el tipo de pintura y el acabado.