Easy Brava, vuestra agencia inmobiliaria en Sant Antoni, Calonge y Palamós

Bienvenidos a la página web de la agencia inmobiliaria Easy Brava, con oficinas en Calonge, Sant Antoni de Calonge y Palamós, os ofrecen todos los servicios inmobiliarios que puedan necesitar. Con las soluciones desarrolladas por nuestros expertos inmobiliarios, podemos evaluar el valor de mercado de su vivienda. Nos encargamos de la venta y del alquiler vacacional de su casa o apartamento, gestionamos todo tipo de tramites administrativos, cédula de habitabilidad, certificado energético, registros HUT y incluso podemos ofrecerle la financiación o el seguro que le conviene.

Venta

Aquí encontraréis las casas, los chalés, los pisos, las parcelas y los locales comerciales que componen nuestra oferta de venta en Sant Antoni, Calonge, Palamós... con una amplia gama de precios que se adaptan al presupuesto de cada cliente.

Alquiler de temporada

Disfrutad de unas maravillosas vacaciones en la Costa Brava, alojados en uno de nuestros chalés y apartamentos de alquiler con piscina, a dos pasos de la animación de Playa de Aro, de las playas familiares de Sant Antoni de Calonge y del encanto del pueblo medieval de Calonge.

Servicios inmobiliarios en Sant Antoni, Calonge y Platja d'Aro

Nuestro equipo de especialistas está a vuestra disposición para cualquier servicio inmobiliario en Sant Antoni, Calonge o Palamós: valorar vuestra vivienda, planificar unas reformas o la construcción de una piscina, realizar la cédula de habitabilidad o el certificado energético.

Noticias

Nuestra página de noticias ofrece una variedad de contenidos interesantes, consejos prácticos y de diseño, artículos de interés general y noticias económicas. Siguiendo nuestra página de Facebook, se le notificará las nuevas publicaciones. Buena lectura !

Nuestra selección

Noticias

La ruta a seguir para comprar una vivienda

La ruta a seguir para comprar una vivienda

La economía en España se ha recuperado poco a poco. Por esta razón, las proyecciones son optimistas sobre el crecimiento del mercado residencial: el sector de la construcción tomó vuelo, aumentó la presencia de compradores extranjeros y también se ha incrementado el empleo. De hecho, un artículo publicado en ElEconomista.es detalló que en 2016 se vendieron 458.781 viviendas, 13% más que en 2015.

Ya que comprar una vivienda sigue siendo un paso tan importante, este portal web elaboró, en colaboración con la Asociación de Promotores de Madrid (Asprima) y de la promotora inmobiliaria Neinor Homes, una guía para atravesar este proceso y facilitar al inversor los pasos a seguir. Estos son algunos de los puntos que incluye:

1) Si has decidido comprar una casa, primero deberás definir si quieres que sea una vivienda nueva o una antigua. La primera opción tiene como ventaja que no necesitará remodelaciones, mientras que la segunda alternativa probablemente sí requerirá reformas. Un dato para tener en cuenta es que, si bien los inmuebles nuevos pueden implicar mayores gastos, si se trata de un apartamento en un edificio con la tecnología de consumo energético eficiente, implicarán a futuro un gran ahorro en las facturas.

2) Por supuesto, la decisión anterior está sujeta a cuál es tu presupuesto. En este punto hay tres aspectos a considerar porque son los que el banco evalúa para otorgar préstamos hipotecarios:

Porcentaje de financiación. Los bancos están ofreciendo créditos que pueden financiar hasta 80% del valor de la vivienda. Es decir, el comprador deberá tener ahorrado previamente el 20% restante. Y hay que tener en cuenta, además, la previsión de los gastos derivados de la compra.

Capacidad financiera. Si mantienes la hipoteca dentro de unos límites adecuados a tu capacidad de reembolso del préstamo, te resultará más fácil hacer los pagos. La accesibilidad compara el precio de la vivienda que has elegido con el salario bruto anual disponible, la proporción adecuada nunca debería ser superior al salario bruto familiar de cuatro o cinco años.

Esfuerzo. Con una cuota aproximada de hipoteca de 948 euros y una nómina neta mensual en el hogar de 4.063 euros, la persona tendría que destinar 23% de los ingresos a pagar la vivienda. La proporción más adecuada es que la cuota hipotecaria mensual sea de entre 30 y 40% de los ingresos netos mensuales.

3) Las agencias inmobiliarias, los periódicos y sitios en internet son las primeras opciones para buscar vivienda en la actualidad. Las nuevas tecnologías han permitido que los usuarios puedan acceder a la información que necesitan a través de sus teléfonos inteligentes y tabletas.

4) Es importante comprobar las condiciones del préstamo hipotecario suscrito para la construcción de la vivienda y, en todo caso, la aprobación del banco para subrogar la misma. La ley establece que el comprador no está obligado a subrogarse en el crédito que fue solicitado para la construcción de la vivienda ni a asumir los gastos de la cancelación, si optas por obtener un préstamo hipotecario nuevo.

Para la concesión de este crédito hipotecario, deberá tasarse la vivienda, lo que supone el correspondiente coste, que probablemente asumirá el banco. Debes saber que para que la hipoteca constituida tenga validez, debe estar inscrita en el Registro de la Propiedad. Por esto, la entidad financiera que escojas se encargará de gestionar la inscripción de las escrituras previas a la hipoteca. Por este servicio de gestoría tendrás que asumir un coste adicional además de pagar en el momento de la firma una provisión de fondos a la gestoría.

5) Es importante para el futuro comprador, conocer toda la información de la vivienda, como nombre o razón social, domicilio y datos de la inscripción en el Registro Mercantil del vendedor. También se debe manejar el plano de la casa y el trazado de redes eléctricas, de agua, gas, calefacción y las medidas de seguridad en caso de incendios.

Otra información clave es la referencia de los materiales que se usaron en la construcción de la casa. No olvides acceder a la copia de la licencia de obras, de la cédula urbanística y de la licencia de primera ocupación, si las hay.

Si existen, debes tener en tu poder los estatutos y normas de funcionamiento de la comunidad de propietarios, así como información de los contratos de servicios y suministros de la comunidad.

El Gobierno volverá a dar ayudas a jóvenes para la compra de vivienda

El Gobierno volverá a dar ayudas a jóvenes para la compra de vivienda

El reciente Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 prevé otorgar ayudas a los jóvenes para la compra de una vivienda. Íñigo de la Serna, Ministro de Fomento de España, aseguró que si se aprueba esta propuesta, favorecerá a los menores de 35 años de edad que perciban ingresos menores a tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (o 19.170,39 euros al año en 12 cuotas), podrán beneficiarse de hasta 10.800 euros con el límite del 20% del precio de compra.

Esta población debe completar otros requerimientos para disfrutar de estas ayudas, como que el inmueble a comprar vaya a ser su vivienda habitual y permanente durante un período mínimo de cinco años y que no sea propietario de otro inmueble en España.

El proyecto también estipula otras ayudas para que los jóvenes alquilen. En particular, otorgaría hasta 50% del alquiler mensual para arrendamientos que oscilen entre 600 y 900 euros al mes y hasta máximo tres años de duración. En este caso, igualmente los ingresos de los beneficiarios deben ser menores a tres veces el Iprem (19.170,39 euros al año en 12 pagas o 22.365,42 euros en 14 pagas) y la casa debe ser la habitual durante el periodo de ayuda. El beneficiario tampoco debe contar con una casa en propiedad.

Las comunidades autónomas tuvieron la oportunidad de revisar el borrador del plan y presentar sus sugerencias y aportes. El Ministerio de Fomento prevé que entre en vigencia a primeros de enero de 2018.

Fernando Encinar, jefe de estudios del portal especializado en el mercado inmobiliario Idealista, expuso sus críticas frente a este proyecto. “Es decepcionante por varios motivos. Recurre a viejas fórmulas con la puesta en marcha de ayudas a los jóvenes para la compra de una casa, generando la falsa expectativa de que todo el mundo debe ser propietario. Además, incentiva otra vez el endeudamiento masivo por parte de los más jóvenes", expresó en una entrevista publicada en el sitio web.

Encinar está de acuerdo con que el Gobierno necesita incentivar medidas para aumentar el incipiente mercado del alquiler, pero no de la forma como se describe en el borrador del plan. "Dar ayudas directamente a jóvenes menores de 35 años para alquilar una casa provocará un aumento artificial del precio del alquiler".

El especialista añadió que este plan será perjudicial para la población de mayores 35 años de edad (y que ganen más de 19.170,39 euros al año en 12 pagas) que no pueden acogerse a esta ayuda, ya que no contarán con la 'extra' del Gobierno, pero deberán enfrentarse a un alza de precios provocada, precisamente, por esa ayuda estatal.

El jefe de estudios del Idealista propone recuperar la desgravación fiscal del alquiler también para el arrendatario, para que todos puedan gozar de ese beneficio y que “tanto el inquilino como el propietario declaren la existencia de un contrato de arrendamiento".

Encinar cree que el Gobierno debe aumentar la oferta de alquiler dando mayor cobertura jurídica a los propietarios para que estos sientan confianza de poner sus viviendas en alquiler para que así aumente la oferta y también “colaborando con los ayuntamientos para que cedan suelo dotacional para la construcción de viviendas destinadas al alquiler, en colaboración con la empresa privada".

Otras de las líneas estratégicas del plan son:

Ayudas de hasta 40% de la renta del alquiler con un límite igual o inferior a 600 euros o hasta 900 euros. Esta ayuda está destinada a personas con ingresos inferiores a tres veces el Iprem y podrán disfrutar de ella durante tres años, siempre que la casa sea el domicilio habitual y permanente y no sean propietarios de otra vivienda.

Programa de fomento del parque de vivienda en alquiler: el objetivo es aumentar el parque de viviendas en alquiler tanto públicas como libres. Los beneficiarios son organismos, administraciones y empresas públicas o privadas.

Programa de ayuda a personas desahuciadas: el objetivo es poner a su disposición viviendas desocupadas y disponibles de Sareb y de entidades financieras para ser ocupadas en régimen de alquiler. Se trata de un acuerdo macro para luego llegar a un acuerdo específico con cada CCAA. Los beneficiarios serán desahuciados con ingresos inferiores a tres veces el Iprem y sin disponibilidad de una vivienda.

¿Qué hacer con la hipoteca si decides vender tu casa?

¿Qué hacer con la hipoteca si decides vender tu casa?

Si vives en una propiedad por la que estás pagando una hipoteca y si pasado un tiempo decides vender tu casa porque ha crecido tu grupo familiar, porque deseas mudarte a otra zona residencial o simplemente porque deseas un propiedad mucho más grande, lo primero que debes hacer es notificar al banco debido a que fue con esta entidad con la que acordaste una financiación y una serie de condiciones para poder comprar tu inmueble.

Datos de Eurostat (Oficina Europea de Estadística) señalan que, de hecho, el año pasado el 31,2% de las familias en España residía en una vivienda hipotecada. Es importante saber qué hacer si quieres vender una casa con este tipo de carga.

Es muy probable que la entidad bancaria esté dispuesta a proceder con la subrogación hipotecaria que contrataste, lo que significa que la persona que te compre el inmueble seguirá pagando el crédito que aún no terminas de cancelar. Con este trámite el crédito cambia de titular. Esta opción estuvo “de moda” durante la época de la burbuja.

El portal Pamicasa.es explica que esta alternativa es habitual, pero lo más común es que vendas tu casa a un precio menor al que la compraste. El nuevo propietario, en este sentido, saldría beneficiado y tendría más interés en comprar la casa, a pesar de la subrogación de la deuda.

El mismo sitio web recomienda que cuando se va poner en venta una casa, lo primero es realizar la valoración o tasación de la propiedad, para que así un especialista pueda determinar cuál es su valor actual. Puede que la casa sea muy antigua, que necesite de muchas remodelaciones y que por esta razón haya bajado su precio para que resultara en una oferta más atractiva para los posibles compradores. Hay que tomar en cuenta que la mayoría de las personas preferirán adquirir una vivienda sin hipoteca.

Al vender una casa con esta “carga” es fundamental comprender que quizá no puedas negociarla por un valor superior o igual al que la compraste.

Hipoteca cancelada
Una vez que hayas comentado la situación con tu entidad bancaria y evaluado los gastos de cancelar o subrogar el crédito, así como hacer la tasación para estimar por cuánto dinero podrás vender la vivienda, puedes poner el piso en venta con la ayuda de una agencia inmobiliaria.

Cuando los potenciales compradores se pongan en contacto contigo, debes informarles de la subrogación de la hipoteca y destacar todos los beneficios para su bolsillo, ya que no tendrán que contratar una nueva hipoteca para pagar y se ahorrarán algunos de los tediosos trámites. Aunque también los futuros compradores deberán tener en cuenta que no podrán negociar las condiciones de la financiación.

La venta del inmueble debe realizarse con arreglo a las normas legales: eso significa ir al notario, que las partes firmen la escritura, pagar el registro de la propiedad, pagar los impuestos que correspondan y, si es necesario, contactar con una gestoría para que compruebe que todos los términos de la venta son legales y no hay trampa ni cartón.

Hipotecas puente
Si te encuentras ante la situación en la que deseas vender tu vivienda para comprarte otra, pero aún no has terminado de pagar la hipoteca de la actual, existe la posibilidad de hacerlo a través de la llamada hipoteca puente.

Esta es una opción que puede resultar muy beneficiosa para ti, pues te permite comprar un nuevo inmueble incluso antes de haber vendido el antiguo. El trámite implicaría ofrecer tu casa actual como garantía, contarás con un período de entre 3 y 5 años para vender el primer inmueble y puedes negociar el pago de las cuotas de las dos hipotecas sin que aumente mucho el coste. Después de vendida la propiedad pasarás a negociar una hipoteca convencional.